Actividades pensadas con el corazón

Organizamos actividades asistidas con animales para todo tipo de colectivos: residencias de ancianos, casals de joves, casas de colonias, niños con trastornos del espectro autista, personas con problemas de control de impulsos…

A diferencia de las terapias asistidas con animales, las actividades e intervenciones tienen objetivos cortos y breves y, en algunos casos, son más lúdicas que psicoterapéuticas. Los beneficios que aportan se perciben en el corto plazo, como la reducción de estrés o la estimulación sensorial, pero no están enmarcadas dentro de un programa de psicoterapia.

Si quieres llevar a cabo terapias con perros o una actividad puntual, ¡escríbenos! Preparamos actividades e intervenciones asistidas con animales personalizadas para el colectivo que necesites: menores con trastornos del espectro autista, jóvenes con diferentes patologías, adolescentes en riesgo de exclusión social… Nos encantará ayudarte a preparar algo que encaje al cien por cien con vuestras necesidades.

Algunas de nuestras actividades asistidas con perros

Este tipo de actividades buscan trabajar diferentes valores a través de la interacción con el perro. Se trata de intervenciones cortas, de una o pocas sesiones, a diferencia de la terapia con perros en la que el trabajo se articula en diferentes módulos de varias sesiones cada uno para conseguir un objetivo.

Tenemos una bolsa de actividades ya preparadas que podemos llevar a cabo con los niños y jóvenes de tu entidad y que te presentamos a continuación. Pero también organizamos actividades a medida de todo tipo: para asociaciones, para colegios, para colonias de verano… ¡Cuéntanos qué necesitas y nuestro equipo se pondrá manos a la obra!

Huella de emociones

A partir del relato de cómo vive un perro en la protectora, los participantes deberán colaborar para reunir las piezas de un puzle e identificar en qué emociones positivas se transforman los sentimientos del perro cuando es adoptado para poder resolver el rompecabezas. Trabajamos la empatía, la superación personal y la colaboración.

Descúbrela

La confianza es la clave

Los participantes se dividen en parejas y deben conseguir una llave para liberar al perro secuestrado. Para ello, deberán realizar un circuito de diferentes obstáculos con los ojos vendados, y fiarse de su pareja para que les guíe. Empatía, trabajo en equipo y confianza son solo algunos de los valores que trabajamos en esta actividad.

¿Quieres saber más?

Yo soy, tú eres

Esta actividad se estructura en varias sesiones y su objetivo es trabajar la aceptación del otro, los prejuicios y la tolerancia e inclusión en la diversidad. Para ello, los jóvenes trabajarán a partir de diferentes experiencias vividas con los perros que participan en cada sesión, de carácter dulce y afable pero con un aspecto diferente.

Conócelo

El circuito de la comunicación

Los participantes se dividirán en equipos con un perro, al que tendrán que enseñar a realizar diferentes ejercicios. Cada persona deberá ser a la vez observadora y guía del perro, enseñando y aprendiendo de forma colaborativa. El objetivo es aprender a realizar y aceptar críticas constructivas, trabajar la tolerancia a la frustración y la empatía.

¿Te apuntas?

Difunde nuestro proyecto

Síguenos

Míranos

Twitéanos

Visualízanos

Súmanos