Según Raymond y Lorna Coppinger, hay más de 1.000 millones de perros en el mundo y solo una pequeña parte de estos son perros de raza. ¿Qué quiere decir esto? Aunque hoy nos suene rarísimo, significa que la norma no es el perro de raza, sino el perro sin raza o mestizo; y ahora es cuando os va a explotar la cabeza: ¡el perro mestizo es muchísimo más puro que el perro de raza! ¡Porque, en las razas de perro, no hay pureza ninguna!

Hoy, en el Día del Perro Sin Raza, celebramos la compañía de estos cánidos únicos que nada tienen que envidiar a cualquier otro colega perruno, y, desde Conectadogs, me han escogido para que os explique un poco más sobre las bondades de compartir vuestras vidas con un mestizo. Así que, empezamos.

Perro sin raza, el orden natural de las cosas

Si seguimos el orden natural de las cosas, encontramos un ancestro común del que evolucionan los perros y los lobos, ¿verdad? Estos primeros perros ya fueron seleccionados por los seres humanos, buscando perros sociables y otras características concretas, y resulta casi imposible encontrar el punto en el que estos fantásticos animales ya se usaban como guardianes, mensajeros, rastreadores o guerreros. Pero esta misma selección por interés también acabó modificando otras variables más difíciles de controlar como el aspecto físico.

Cojamos ahora esta idea, ¿de acuerdo?, y vámonos hasta los siglos XIX y XX donde se asientan las bases de todas las federaciones cinológicas; en cristiano: las federaciones que seleccionan y estandarizan las razas caninas. Es, en este momento, cuando muchas de las razas que se han seleccionado por utilidad se empiezan a perder/pervertir ante criterios estéticos (aquí algunos ejemplos con fotos), como es el caso del bulldog, el carlino o pug, el pastor alemán o el perro salchicha, que en apenas un siglo han modificado cientos de las características por las que fueron seleccionados por estética.

Pero hoy no es el día para hablar de razas sí o razas no. En realidad, las razas tienen muchísimas ventajas también: se han seleccionado así por un motivo, ¿o no? Solo nos queda preguntarnos: ¿queremos un perro de raza para llevar a cabo esas funciones para las que fue seleccionado (u otras que las sustituyen a través del juego o el deporte)? O, simplemente, ¿queremos un perro de raza porque nos gusta su estética?

Igual que no escogemos a las personas que nos gustan o no por cómo son físicamente —o no solo por esto—, deberíamos trasladar esta percepción al mundo canino, ¿no te parece? Además, como ya hemos visto, el criterio estético en los perros predispone a una serie de características psicológicas y de conducta: ¿estamos seguros de que podemos convivir con un border collie, un alaskan malamute o un pastor belga malinois?

El perro sin raza, un amigo único

Los perros mestizos no han pasado por la cría selectiva, por lo que sus genes están mucho más mezclados/hibridados que los de un perro de raza. ¡No solo esto! La selección artificial —en especial, aquella selección descontrolada— también provoca que determinados genes y enfermedades hereditarias se hayan cronificado en las razas: la displasia de cadera en el pastor alemán, el síndrome respiratorio braquiocefálico en los bulldogs o en los pugs o la hiperuricemia en un gran número de razas, como el dálmata o el schnauzer gigante.

Un perro sin raza, en cambio, será más puro porque los procesos genéticos han ido eliminando aquellos genes negativos/poco útiles que, en el caso contrario, se han transmitido por consanguinidad. Por lo tanto, un mestizo tendrá, casi siempre, un mejor estado de salud y será un perro más equilibrado y sociable (si bien, la crianza y la educación de cualquier animal es igual de importante).

En Conectadogs creemos que un perro mestizo tiene las siguientes ventajas:

  • La naturaleza ha determinado sus condiciones: ¡no hay nadie más sabio!
  • Su expectativa de vida es más extensa que la de un perro de raza
  • Tendrá características propias y únicas, ¡no hay nada más exclusivo que eso!
  • Al no contar con características físicas, psíquicas y conductas muy marcadas, su educación y cuidados serán (casi) siempre mucho más sencillos

Se adopta perro mestizo, mediano o grande y adulto

Sin embargo, la comercialización de las razas a causa de criterios estéticos ha supuesto un problema muy grave para los perros mestizos, invirtiendo muchas de las ideas que he desarrollado en el artículo. Por esto, junto al gran abandono de (mal llamados) perros potencialmente peligrosos (PPP), encontramos también un perfil mayoritario por adoptar en los centros de protección: perros sin raza, de tamaño mediano o grande y ya adulto.

Por esto, es muy importante tomar conciencia y saber que adoptar a un cachorro o adulto de perro mestizo también ayuda a combatir uno de los problemas más graves: el abandono animal. Desde Conectadogs, en el Día del Perros Sin Raza, te pedimos que evalúes muy bien las razones por las que te has planteado comprar un perro de raza y si podrás ofrecerle la vida y los cuidados que necesita: un perro de raza está seleccionado para un tipo de vida, ¿puedes dárselo? ¿Y qué problema hay en compartir tu vida con un perro único e inigualable?

¡Feliz Día del Perro sin Raza!

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Phone: 640741290
Fax: info@conectadogs.com
G-66970021
Barcelona 08001