Hoy empezamos una serie de posts dedicados a educar a tu perro con el clicker: aprenderás a enseñarle que se siente, que se tumbe, que no coja comida del suelo y mucho más, usando tan solo un clicker y un montón de premios para motivar a tu mejor amigo. ¡Vamos allá!

Educar a tu perro con clicker: primeros pasos

Lo primero es lo primero: antes que nada, vamos a contarte qué es un clicker y cómo debes utilizarlo para que tu perro aprenda de forma correcta todo lo que quieras enseñarle, ¿de acuerdo? Así pues: un clicker es una cajita con un botón y una lámina metálica en su interior, que suena al apretar dicho botón. ¿Te suena? Sí, sí, igualito que aquellas ranitas con las que seguro que te hartaste a jugar durante tu infancia.

¿Y qué tienen que ver las ranas metálicas con la educación de mi perro?, te preguntarás. Para contestar a esta pregunta podríamos hablarte del condicionamiento clásico y operante, de Skinner, de Pavlov… Pero vamos a hacerlo fácil: el sonido que hace el clicker se convierte en un refuerzo secundario para premiar una conducta. ¿Y cuál es el refuerzo primario? Pues algo que motive mucho a tu perro: comida o juguetes.

Es decir, que puedes educar a tu perro usando un clicker porque el perro acaba asociando que, después de oír el “click”, vas a darle comida o juego. Y el “click” solo suena después de que realice una determinada conducta (sentarse, tumbarse, etcétera), que es la que vas a premiar. Para conseguir esta asociación, debes hacer lo que se conoce como cargar el clicker. Para ello, debes:

  1. Coger un puñado de premios (trocitos de frankfurts, pienso…)
  2. Llamar la atención de tu perro, con los premios.
  3. Cuando te esté prestando atención, hacer sonar el clicker y enseguida darle un premio.
  4. Repite el proceso anterior

Puedes realizar este procedimiento las veces que quieras y verás que, en muy poco tiempo, tu perro tendrá la expectativa de recibir comida cada vez que suene el “click”. ¡Y ya tendrás el clicker cargado!

Conceptos que debes tener en cuenta al educar a tu perro con un clicker

Aunque el método clicker es bastante sencillo, es muy importante que tengas en cuenta una serie de factores que determinarán la efectividad del proceso de aprendizaje de tu perro. Porque si no los tienes en cuenta, no serás capaz de transmitir al perro lo que quieres exactamente. Veamos cuáles son:

  • El timing. Para que te hagas una idea, cuando el perro oye el “click” su cerebro hace una foto de todo lo que acaba de suceder y graba esa información. De esta manera es capaz de aprender que determinada conducta, y no otra, es la que le estás premiando: por ejemplo, sentarse. Por tanto, es importantísimo que hagas “click” exactamente cuando el perro realice la conducta que le quieres enseñar, ni antes ni después.
  • El estímulo condicionado. Se trata de una señal neutra que, por sí sola, no afecta en nada al aprendizaje del perro: en este caso es el clicker, pero también podría ser un silbato, una luz… Este refuerzo jamás debe convertirse en un comando por sí mismo: es decir, no debes usar el sonido del clicker para enseñarle al perro a que venga hacia ti cuando lo oiga, por ejemplo.

Además de estos dos conceptos clave, también debes tener muy presente que el clicker es un método de adiestramiento en positivo. Por tanto, tiene que ser divertido tanto para ti como para tu perro: evita trabajar con él si estás enfadado o enfadada, ya que tu lenguaje corporal, el tono de tu voz, etcétera puede poner nervioso al animal y dificultar su aprendizaje.

Ventajas de educar a tu perro con el método clicker

La ventaja más importante del clicker es que es un método de adiestramiento en positivo y, por tanto, tu compañero no recibirá ningún feedback negativo por tu parte: lo máximo que podría llegar a pasarle es que no reciba un premio por no realizar una conducta. Aparte de esto, entre sus ventajas principales destacamos:

  • Puedes utilizarlo con perros de cualquier edad, carácter y tamaño
  • Te permite premiar al perro de forma instantánea cuando hace lo que le estás pidiendo, aunque el refuerzo (la comida) llegue unos segundos más tarde
  • Siempre suena igual. El clicker no tiene matices, como es el caso de tu voz, que cambia si estás cansado, nervioso, enfadado…
  • Es un método intuitivo que resulta divertido y motivador tanto para el perro como para la persona
  • Estimula tu creatividad y la de tu perro

¡Y hasta aquí llega esta introducción al adiestramiento con clicker! Esperamos que te haya sido útil y que tanto tú como tu perro empecéis a divertiros aprendiendo juntos.

 

Félix Rodríguez

Félix Rodríguez

Técnico en modificación de conductas.
Félix Rodríguez

Latest posts by Félix Rodríguez (see all)

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Phone: 640741290
Fax: info@conectadogs.com
G-66970021
Cervelló 08758