En Conectadogs hacemos muchas cosas —¡algunas que ya os hemos contado y otras que todavía no podemos desvelar!— pero una de las bases fundamentales es la creación de diferentes terapias con perros  para niños y adolescentes, en las que los coterapeutas caninos son una parte fundamental para su buen desarrollo.

Hoy, queremos explicarte con más detalle en qué consiste uno de los programas a los que tenemos más cariño: el programa PitBullying, una terapia con perros contra el acoso escolar que aplicamos en colegios e institutos con la ayuda de perros que han sido víctimas de violencia. ¿Te animas a saber en qué consiste este programa grupal?

El acoso escolar, cada día más habitual en los colegios españoles

El acoso escolar o bullying es un término que engloba cualquier forma de violencia física o psicológica que se desarrolle en un contexto escolar entre los menores, y que presente estas tres características: intencionalidad, desequilibrio de poder y mantenimiento de la violencia en el tiempo, es decir, una situación que no podemos considerar puntual ni aislada.

Esto se traduce en que hay una víctima de bullying a la que uno o más agresores acosan con intención de hacerle daño, cuya fortaleza psicológica y física es superior a la de la víctima y esta, por tanto, ve mermada su posibilidad de defenderse. El acoso escolar, como ya te hemos comentado, se mantiene en el tiempo e implica sufrimiento no solo en el momento en que se produce la agresión, sino también ante la expectativa de que esta pueda producirse en cualquier momento.

El bullying es un fenómeno que se da en prácticamente todos los centros escolares, independientemente de su intensidad; y, de un tiempo a esta parte, ha dejado de centrarse en las aulas para ocupar otros espacios como la red: es lo que hoy día se denomina cyberbullying o ciberacoso, una forma de acosoespecialmente destructiva porque no se limita al ámbito escolar, sino que se extiende a prácticamente cualquier rincón de la vida de la víctima.

Pero las consecuencias del acoso escolar van mucho más allá del daño causado a la víctima: los agresores, pero también los testigos de este fenómeno, aprenden y adquieren conductas violentas que calan muy hondo en su personalidad, y cuyas consecuencias se mantienen muy a largo plazo. Todos menores aprenden que el mundo se rige por la ley del más fuerte y los testigos, que la mejor defensa ante una agresión es, precisamente, aliarse con el agresor; por su parte, este aprende que la violencia es un método perfectamente válido para conseguir cualquier propósito.

La víctima se convierte en un potencial agresor o desarrolla graves secuelas psicológicas, pero no es el único que las sufre: todas las personas implicadas en el bullying pueden desarrollar psicopatologías como problemas académicos graves, consumo de drogas, patrones antisociales de personalidad, aumento de la violencia interpersonal, cuadros de depresión, ansiedad o estrés postraumático, somatizaciones y, en los casos más devastadores, suicidio. Por tanto, resulta urgente implementar medidas preventivas y de intervención cuando el acoso escolar ya se está produciendo.

Lu, uno de los perros que participan en el programa PitBullying | © Conectadogs

¿En qué nos hemos basado para crear el programa PitBullying?

Nuestra terapia con perros contra el bullying se basa en el programa de intervención contra el acoso escolar Cyberprogram 2.0, cuya eficacia se ha demostrado en diferentes estudios experimentales. Este programa, concretamente, ha demostrado que reduce las conductas de bullying y ciberbullying, así como de la violencia escolar en general. Además, también se ha probado que potencia el uso de estrategias positivas para la resolución de conflictos y la empatía entre iguales.

PitBullying es una adaptación de este programa a las terapias con perros y, por tanto, el perro se convierte en un co-terapeuta fundamental para el desarrollo del programa. En el diseño de las sesiones hemos seguido las directrices de las autoras de Cyberprogram 2.0 en lo que se refiere a las variables constantes que configuran el encuadre metodológico de la intervención y sus objetivos.

Hemos considerado oportuno reducir el número de sesiones, teniendo en cuenta que la presencia de un perro que ha sido víctima de violencia constituye un factor motivador y un elemento clave para descontextualizar la terapia en un primer momento. Pero la presencia del co-terapeuta canino va más allá: estos perros, que han sido utilizados en peleas ilegales, constituyen un testimonio de superación y un nexo de unión esencial entre los alumnos y los terapeutas.

De esta manera, nuestra terapia con perros contra el acoso escolar consta de 12 sesiones grupales dirigidas por una psicóloga especialista y un experto en rehabilitación canina, acompañados por un perro que ha sido maltratado en el pasado, quien asumirá la función de co-terapeuta canino. Uno de los pilares fundamentales de nuestras terapias es partir de la rigurosidad técnica y metodológica para poder demostrar resultados medibles y reales, y creemos firmemente en los beneficios de la cooperación mutua para que tanto los animales que participan en nuestros proyectos como los colectivos en riesgo de exclusión con los que cooperamos se ayuden mutuamente a superar sus traumas.

Así pues, el programa consta de tres módulos con objetivos específicos para cada uno: 1) identificar y conceptualizar el bullying y ciberbullying así como los tres roles implicados (víctima, agresor/es y testigos), tomando conciencia de las diversas conductas violentas existentes tanto por acción como por omisión; 2) analizar las consecuencias psicológicas de la violencia escolar para los tres roles implicados, potenciando la capacidad crítica y de denuncia; y 3) desarrollar estrategias de afrontamiento para prevenir y/o intervenir ante conductas de acoso. A su vez, se trabaja de forma transversal en la concienciación contra todo tipo de violencia, como también en el desarrollo de sentido de responsabilidad compartida y el aumento de conductas pro-sociales, concretamente de la empatía, la mejora de la comunicación interpersonal y estrategias de control de la ira e impulsividad.

Acabar con el acoso escolar es tarea de todos, tanto alumnos como padres, madres y profesores| © Conectadogs

¿Por qué una terapia con perros contra el acoso escolar?

Porque contar con un co-terapeuta canino aporta muchos beneficios al programa contra el acoso escolar. Como ya te hemos comentado antes, el perro que nos acompañará en este primer programa ha sido víctima de un grave maltrato: Lu, un perro de raza pitbull, fue utilizado como sparring en peleas de perros ilegales y sufrió maltratos muy graves por parte de su propietario, orientados a que no pudiera defenderse durante las peleas ilegales. Lu, a pesar de sus cicatrices físicas y emocionales, ha superado su experiencia y ahora e sun perro sano y completamente adaptado a la vida en familia y sociedad, convirtiéndose un gran ejemplo de superación.

Explicar su pasado a los escolares nos facilita abordar las consecuencias que tiene la violencia sobre la víctima, tanto a nivel físico como emocional, conectando así con el papel de los agresores y los testigos. Pero no solo eso: también es un ejemplo de superación, porque este perro fue capaz de dejar atrás su pasado gracias a otras personas que intervinieron para parar la situación de violencia que estaba viviendo y cuidaron de él: de esta manera, abordamos cuestiones como la co-responsabilidad y las actitudes prosociales.

La presencia de Lu —o de cualquier otro perro que participe en el programa— nos permite descontextualizar la intervención: así, conseguimos que los menores muestren menos reticencias a participar y, además, logramos una motivación y una implicación mucho mayores por su parte. Y no solo eso: contar con un co-terapeuta canino nos ayuda a construir una relación más fuerte entre los menores y los terapeutas, ya que este actúa como nexo de unión.

El pasado de los perros que participan en nuestras terapias nos permite generalizar la intervención más allá del fenómeno del bullying: podemos trabajar de forma genérica en la prevención y la reducción de cualquier tipo de violencia, tanto hacia personas como hacia animales y en cualquier contexto vital. Este punto es especialmente importante porque todas las formas de violencia tienen denominadores comunes: por tanto, es imprescindible trabajar en la prevención de la violencia en general, especialmente con menores.

Por último, hemos querido elaborar esta terapia con perros basándonos en el soporte de perros considerados potencialmente peligrosos (PPP) que han sido víctima de un grave maltrato, no solo por haber participado en peleas ilegales de perros sino por muchos otros motivos. Nuestro objetivo es desmitificar el carácter violento de este tipo de perros, mostrando su capacidad de superación y haciendo evidente que el gran problema de estos animales son las manos a las que van a parar.

¿Quieres combatir el bullying en el colegio de tus hijos?

Si te gusta PitBullying y quieres que empecemos a trabajar en el colegio de tus hijos, o eres profesor o profesora y te gustaría que se aplicara este programa en el centro donde trabajas, ¡adelante, contacta con nosotros! Si quieres comentarlo con otros padres o profesores, hemos preparado para ti una presentación con los datos básicos del programa:

¿Todavía te queda alguna duda por resolver? Pues no te lo pienses más y escríbenos, porque nos encantará hablar contigo y explicarte todas las cosas que podemos hacer para combatir el acoso escolar.

¿Quieres que apliquemos PitBullying en tu colegio? ¡Escríbenos!

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Teléfono: 640741290
Correo: info@conectadogs.com
G-66970021
Barcelona 08001