Los CRAEs, como os contamos en un post anterior, son centros que acogen a menores tutelados por la administración catalana, aunque existen instituciones equivalentes en todo el territorio nacional.

¿Cómo llega un menor a un CRAE?

Estos niños y jóvenes han sido declarados en situación de desamparo. Por ello han sido retirados de sus familias y pasan a estar tutelados por la Administración, tras una evaluación exhaustiva por parte de técnicos especializados de los departamentos de atención a la infancia de cada Comunidad. En Cataluña, la Ley 14/2010 (http://www.parlament.cat/document/nom/TL115.pdf) estipula que un menor está en situación de desamparo cuando se encuentran en una situación en la que faltan los elementos básicos para el desarrollo integral de su personalidad, siempre que para su protección efectiva haya que aplicar una medida de protección que implique la separación del núcleo familiar.

Según la misma Ley, son situaciones de desamparo:

  • El abandono,
  • El maltrato físico o psicológico, abuso sexual u otras formas de abuso,
  • El ejercicio inadecuado del cuidado del niño que implique un peligro grave para éste,
  • Desatención física, psíquica o emocional grave y cronificada,
  • La inducción a la mendicidad, delincuencia o prostitución por parte de los tutores,
  • La presencia en los tutores de trastornos mentales o de drogodependencia que repercuta gravemente en el desarrollo del menor,
  • Existencia de violencia de género en el entorno socio-familiar,
  • Y finalmente otras situaciones de desatención o negligencia grave que atenten contra la integridad física o psíquica del niño o adolescente.

¿Cuántos menores viven en CRAE en Cataluña?

Según datos de marzo del 2017 de la Direcció General d’Atenció a la Infància i l’Adolescència, en Cataluña hay 3.041 menores acogidos en algún tipo de institución pública; de ellos, 1.870 viven en CRAEs, y por tanto (recordemos) estaban en situación de desamparo en su entorno familiar.  Así pues, todos ellos han vivido frecuentemente experiencias, cuantos menos, muy difíciles, y en muchos casos emocionalmente traumáticas, a lo que se suma la separación del núcleo familiar.

Desde un punto de visto psicológico, estos menores han estado expuestos a diversos factores de riesgo de desarrollo de trastornos mentales, es decir a elementos que aumentan la probabilidad de que desarrollen algún tipo de problema de salud mental, ya sea a nivel afectivo, de comportamiento o de personalidad, además de dificultar su adecuada adaptación psico-social. En este sentido, estudios recientes indican que la tasa de problemas emocionales como la depresión está aumentando entre estos jóvenes. Por todo ello, este colectivo de niños y adolescentes puede considerarse uno de los más vulnerables de nuestra sociedad.

Así, creemos que nuestro Proyecto CRAE responde a una necesidad real, y pretende ser un recurso adicional a la labor de cuidado que cada día realizan los educadores y educadoras de los centros que acogen a estos jóvenes, en nuestro caso, desde el ámbito de la salud mental. Con nuestro modelo de Psicoterapia Asistida con Animales, abordamos el mundo emocional del menor de forma poco invasiva y en un contexto emocionalmente más seguro para el joven, con el objetivo de aumentar su bienestar psicológico y su adaptación psico-social.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Teléfono: 640741290
Correo: info@conectadogs.com
G-66970021
Barcelona 08001