¿Qué es, y qué no es, una terapia o psicoterapia asistida con animales y qué no lo es? De la importancia de saber

En el post que os traemos hoy queremos hacer un paréntesis en la divulgación científica para proponer una reflexión. Una reflexión que no es sólo nuestra, sino compartida por algunos profesionales y académicos y de la que hoy queremos haceros partícipes. En posts anteriores hemos iniciado (que no terminado) un repaso a los datos que la ciencia está obteniendo sobre la eficacia de las Terapias o Psicoterapias Asistidas con Animales aplicadas a diferentes colectivos o patologías. Hoy queremos volver a lo básico, que a veces se nos olvida y conviene recuperar periódicamente, para lanzar una reflexión: ¿qué es, y qué no es, una terapia asistida con animales, o una psicoterapia asistida con animales?(PAA)?

¿Cuál es la definición de psicoterapia asistida con animales?

Lo cierto es que, a día de hoy, no existe una definición oficial, un consenso generalizado acerca de qué es la psicoterapia asistida con animales. Desde hace unos años, coincidiendo con la proliferación de las diversas formas de intervención asistida con animales, algunos muy reputados expertos en la materia instan a que profesionales y usuarios tomemos conciencia de esta cuestión y de su trascendencia. Nos parece especialmente interesante por su profundidad la reflexión que Nancy Parish-Plass, una de las mayores expertas mundiales en psicoterapia asistida con animales, realiza en el capítulo introductorio del manual del que es editora (una biblia para los que nos dedicamos a esto), Animal-Assisted Psychotherapy – Theory, Issues and Practice (2013). En éste, formula las siguientes preguntas: “¿cuáles son las diferencias entre la equitación terapéutica y la Psicoterapia Asistida con Caballos? ¿Quién es Psicoterapeuta Asistido por Animales? ¿Es una persona con formación en equitación terapéutica (formación que es mínima y que no incluye estudios de psicoterapia)? Un psicólogo que tiene a su perro en el contexto de una terapia, ¿es un psicoterapeuta asistido por animales?”

A priori, a la mayoría de las personas nos puede parecer que la respuesta es no. Sin embargo, en la práctica diaria nos encontramos con una realidad distinta, en la que proliferan cursos de experto en terapias asistidas con animales de unos 6 meses de duración (es importante señalar que, para ser psicoterapeuta “normal”, es necesaria una carrera y un máster). Nos encanta la reflexión que lanza Parish-Plass sobre la trascendencia de esta cuestión: “La pregunta sobre Qué es terapia asistida con animales no es sólo una cuestión académica, sino también ética. Aquellos que se declaran terapeutas y reciben en terapia a un niño tienen en sus manos el alma y el bienestar psicológico de ese niño. […] En el mejor de los casos, ese niño que acude a equitación terapéutica no recibirá una psicoterapia pero obtendrá otros beneficios, por el vínculo humano-animal por ejemplo. […] En el peor de los casos, el terapeuta sin formación apropiada puede producir un daño directo cuando el contenido emocional emerge y no es tratado correctamente”. No podemos estar más de acuerdo.

 

La responsabilidad ligada a la realización de terapias asistidas con animales

Parish-Plass ejemplifica lo anterior con el siguiente ejemplo real, vivido por ella en un seminario al que acudió como oyente y del cual la ponente era una mujer, no psicoterapeuta, con formación en terapias asistidas con animales: “[la mujer] afirmó que estaba aplicando Terapia Centrada en la Emoción a un anciano que había perdido los recuerdos de su vida anteriores a los 12 años de edad, cuando sufrió un terrible trauma. Trabajando con la especialista y su perro, este hombre recordó a su propio perro, la mascota que tenía en su infancia, y experimentó un desbloqueo: estaba inundado de recuerdos y se derrumbó llorando. Aunque esperábamos que nos explicase cómo la terapia procedió desde ese punto crítico, nos sorprendió que la especialista considerara ese desbloqueo como el objetivo de la terapia y que su trabajo había finalizado. Mis compañeros y yo sabíamos lo suficiente para ver que ese hombre estaba en un punto psicológicamente muy vulnerable y que necesitaba un terapeuta experto que pudiera ayudarlo a abordar esos recuerdos difíciles y emociones que habían estado escondidas durante tanto tiempo, probablemente por una buena razón. Pero sin ese terapeuta, se quedó expuesto, roto, y solo.”

A modo de conclusión, Parish-Plass dice lo siguiente: “La psicoterapia asistida con animales es una forma de psicoterapia que es aplicada bajo los mismos fundamentos y con los mismos objetivos que la psicoterapia tradicional. La inclusión de animales en los procesos de psicoterapia es una herramienta poderosa y como tal debe ser usada por profesionales que entienden sus implicaciones. […] Los profesionales deberían ser conscientes de qué servicios son capaces o no ofrecer”.

No queremos añadir nada a tal reflexión. Como dicen por ahí, suyas son las conclusiones.

Laura Oliva

Laura Oliva

Responsable de programas de terapia relacionados con la violencia a través de la terapia asistida con perros.
Laura Oliva

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Phone: 640741290
Fax: info@conectadogs.com
G-66970021
Cervelló 08758