La visita a Fundació Mona de hoy ha sido el pistoletazo de salida al ciclo de actividades de formación del equipo de voluntarios de nuestra entidad. Se trata de un centro de rescate de primates (macacos y chimpancés), uno de los tres centros que, junto a Rainfer (en Madrid) y Primadomus (en Alicante), luchan por darles a estos animales una vida digna después de haber vivido situaciones de explotación o maltrato físico y psicológico.

El tráfico de especies, una de las lacras de nuestro país

Según nos explica Arantxa, la voluntaria que nos ha hecho la visita guiada, los chimpancés y macacos que llegan a Fundació Mona proceden, principalmente, de dos grandes fuentes: por un lado, muchos de ellos fueron adquiridos como mascotas cuando eran crías y posteriormente, al crecer, sus dueños los abandonaron en el mejor de los casos. En el peor de ellos, muchos acabaron encerrados en jaulas, solos y sin ningún tipo de relación con otros animales, ni tan siquiera humanos.

Por otro lado, a Fundació Mona llegan muchos primates que habían sido utilizados para el espectáculo: películas, anuncios de televisión o, simplemente, como atracción turística para realizar fotos. Una vez estos animales se volvieron adultos, fueron confinados en diminutas jaulas donde han pasado 10, 20 o incluso hasta 30 años recluidos sin abandonar jamás su cubículo.

Estos animales llegan al centro con grandes problemas de sociabilización, conductas totalmente anómalas en su especie y problemas que les acompañarán mucho tiempo después de haber sido trasladados a la fundación: según nos cuentan durante la visita, fumar, beber Coca-Cola o comer con cubiertos son algunos de los vicios con los que llegan los animales.

¿Qué trabajo se lleva a cabo en Fundació Mona?

Arantxa nos explica que, pese a lo horrible de su cautiverio, no es por el maltrato psicológico —cabe apuntar que los chimpancés, como los humanos, son animales sociables y la soledad es una condena mucho peor que el maltrato físico— por lo que pudieron ser decomisados: únicamente se pudieron retirar a sus propietarios cuando estos los tenían de forma ilegal, sin tener licencia que les permitiera tenerlos en cautividad.

Así pues, los chimpancés que llegan a Mona han vivido situaciones muy traumáticas: la inmensa mayoría fue separado de su familia cuando era un bebé, presenciando el asesinato de su familia, y muchos apenas han tenido contacto con otros miembros de su especie. En Mona trabajan por deshumanizar al máximo posible estos animales: buscan que adquieran conductas propias de su especie, y que elijan el contacto con otros chimpancés antes que aquel con seres humanos.

Su filosofía apuesta por el intervencionismo mínimo, y no dejan que los animales críen en el centro: de hacerlo, estarían condenando a la cautividad a más y más animales. Su objetivo es proporcionar a estos primates una vida lo más parecida a la que les fue arrebatada en su juventud, teniendo en cuenta que jamás podrían ser reintroducidos en su hábitat natural: el contacto con el ser humano ha hecho que sea imposible que puedan adaptarse de nuevo al entorno al que pertenecen.

¿Por qué una visita a un centro de recuperación de primates?

Si te estás preguntando esto, ¡es normal! Pero la respuesta es muy sencilla, en realidad: en Conectadogs apostamos por el trabajo colaborativo y creemos que hay que fijarse en los que son realmente grandes para poder crecer con una base sólida. Esta entidad lleva casi 20 años luchando por defender los derechos de chimpancés y macacos y son un auténtico referente en lo que al cuidado de los animales se refiere, buscando siempre su calidad de vida y ofreciendo un modelo investigador de la más alta calidad.

En nuestra visita a Fundació Mona hemos aprendido muchas cosas sobre los primates que allí viven, pero también sobre cómo se gestiona un centro como este. Y hemos cogido nuevas ideas para poder aplicar a nuestro propio centro de recuperación canina, especialmente en lo que al enriquecimiento ambiental se refiere: Arantxa nos ha explicado muchos detalles sobre cómo consiguen que los chimpancés y macacos no se aburran viviendo en el centro con elementos tan dispares como la comida, los olores o incluso telas y otros tejidos.

Y también nos hemos ido con un montón de buenas prácticas en lo que a educación y sensibilización se refiere, ya que Fundació Mona realiza un sinfín de actividades en diferentes ámbitos para dar a conocer su labor: investigación académica de nivel internacional, formación universitaria, cursos de verano, charlas para particulares, excursiones para colegios…

Sin duda, es una visita 100 % recomendada para conocer de primera mano el problema del tráfico de especies en España y el trabajo de recuperación que en Mona llevan a cabo, siempre con el máximo respeto hacia los animales que viven en el centro y buscando su máximo bienestar.

Laura Palau

Laura Palau

La mano tras nuestras redes sociales, el blog, la fotografía y la tienda de la asociación.
Laura Palau

Latest posts by Laura Palau (see all)

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Phone: 640741290
Fax: info@conectadogs.com
G-66970021
Cervelló 08758